Inicio

Tags

by Zaragoza Online
Aceite de Palmiste

 

 

 

El aceite de palmiste se obtiene de la semilla del fruto de la palma. Representa entre un 3 y un 6% del peso fresco del racimo. Su composición química es totalmente distinta a la del aceite crudo de palma y tiene ciertas similitudes con el aceite de coco, en cuanto a características y composición. El aceite es elevadamente saturado, con énfasis en el ácido láurico (80%).

A diferencia de las semillas carnosas, las semillas de la palma (palmistes) son extremadamente duras (lo que las convierte en aptas para el almacenaje), lo que significa que no es necesario extraer el aceite en el mismo lugar donde se cosecha. El contenido de aceite es entre un 46-53% y el aceite se obtiene -una vez que el producto se ha secado, desmenuzado y acondicionado- mediante presión o descamación y extracción. A temperatura ambiente, el aceite de palmiste crudo (o grasa, dependiendo de la temperatura) es sólido, de color amarillento-marrón y tiene un olor y gusto característicos. Una vez se ha refinado, se convierte en un aceite totalmente claro con un sabor típicamente neutro y agradable, lo que le permite ser usado en muchas aplicaciones tanto comestibles como no comestibles.


Tras su transformación, el aceite de palmiste se utiliza en la producción de manteca, margarina y aceite vegetal, así como en la industria cosmética (jabones y cremas), en la industria química (barniz, pintura, resina), en la fabricación de detergentes y también en la industria agroalimentaria.

Los residuos sólidos de la cascarilla de la almendra llamados torta de palma o torta de palmiste, por sus componentes proteicos, son valorados en la alimentación animal para preparar alimento balanceado para ganado bovino y equipo. Otras extractoras obtienen beneficios inclusive de los desperdicios de la fruta (raquis) y los utilizan como material orgánico para mejorar el suelo.